martes, 28 de julio de 2009

Breve

Cuando la cama está vacía yo me abro
de venas adentro para criar raíces.
En las noches se han deshidratado
los silencios porque la máscara de tus
p a l a b r a s
ya no mide mis mentiras
y conecto las cicatrices a tus labios
para no sentirme renovado.

2 comentarios:

Ser paciente tiene su precio... dijo...

Así de breve son las mentiras que se pueden resarcir con raíces mal criadas, raíces que llegados a un punto agotan la poca agua que tenemos para funcionar, y ahí todo acaba, cuando dejamos de ser agua siendo todo raíces viejas y mentirosas que no nos aguantan y que nos vuelven a dejar esa cama vacía, y tú, abierto como un coso despejado.

Gracias, te tengo también en un alto marcador¡¡

María dijo...

Uf no sabes cuanto me ha gustado el nombre de tu blog!

:) Saludos