lunes, 13 de abril de 2009

Cómic de sábanas

Desde que ese tic-tac tuyo se opuso a mis deseos
he dejado de arrojarme a la nada.
Salgo de paseo con las tiznes a cuestas,
acechando tu piel rojiza por entre las pestañas,
siguiendo el hilo que va desde tu sangre a
mi encéfalo. Dejarás de buscar
como yo también dejo de lado hacer la cama
los días de luto y un aire caliente
terminará por apretarnos la chalina
en un ¡ay! de boca espesa y amarillenta.
Solos, como quien deja la saliva
en otra boca bañada en menta, como
cuando recordamos la inseguridad
de una excusa, como si la piel
nos mudara cada segundo
-y no ser ya más-.


8 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
emigrante dijo...

deja de ser, pero no

desaparezcas.

emigrante dijo...

[por cierto, ¿has estado en londres, y no has avisado?]

[ javiersubires ] dijo...

Los días de luto se debe saltar (o botar) en la cama !

Lo sabemos !

Querido...

:)

Refe Arezagui dijo...

jo... k puta maravilla de entrada, jejeje... Yo tenía conocimiento de que esta entrada se iba a producir? No sé si es esta, pero vaya... Dices cosas que me suenan bastante. Maravilloso amor, como siempre. Te hablo pronto.

Juanjo Madrigal dijo...

Si estás impasible, grita. Continúa haciéndolo con el calibre de las palabras... Hermosas y profundas. También perteneces a los blogs que sigo.

Refe Arezagui dijo...

Aun guardo en mi casa aquella revista en la que escribiste y que me firmaste... Hará aproximadamente... 5 añazos... Que bonito seguir disfrutando con tanto privilegio de tus palabras. Te he hipervinculado desde mi entrada (intertextualidad, no?)

Anónimo dijo...

Qué foto más bonita de esa maravillosa ciudad!