lunes, 7 de marzo de 2011

Incertidumbre

Huye, como luna, al encontrarse
con la realidad que desconoce, lentamente.
Si te dijeran que soy boleto, azar, acierto,
podrías jugarte la sonrisa a cambio del dolor
del primer olvido; eterno y permisible.
Lames sin deseo cuando temo besarte
el cuerpo vestido y entonas el miedo
de sentirte útil, seleccionar -tal vez-
amor-desespero.
Todos dais asco, hartos de mierda
que os beneficia las partituras del "yo"
y remueve los esqueletos
con el fin de protegeros del recuerdo.
También quise perdonar, también
quise arrancarme las tripas rubias,
también fui entierro...
Y nada sois y nada seré
porque las dudas tienen la mente abierta
y yo no quiero entrar en el maldito,
perverso, ciego, insonoro paraíso
que llamas incertidumbre...

4 comentarios:

juan bello dijo...

tiene su encanto la incertidumbre (aunque provoque úlceras de estómago)

Elena Lechuga dijo...

qué asco ver y saber...
qué difícil transmitirlo.
cómo llega cuando lo haces.

Lara dijo...

tiene su encanto, como dice juan, sobre todo si está así escrita

Esencias populares dijo...

Si todas las "incertidumbres" fuesen así de poéticas, viviría bajo ellas sometido a tus deseos siempre versos, siempre verbos; tan íntimos de dolor que sólo tú me haces capaz de sentir el placer de una misma saliva, evaporada en cualquier día de marzo.